PROPUESTA EDUCATIVA

Nuestra propuesta educativa se basa en:

-Acompañar: de forma activa, respetuosa y efectiva

-Unir el juego y el trabajo: para los pequeños y pequeñas todo es juego y aprenden jugando, y juegan a trabajar o trabajan jugando.

-Investigar como modelo de aprendizaje: aprender a aprender. La idea es darles las herramientas para que ellos aprendan por sí solos.

-No directividad: Se trata de reconocer sus sensaciones y emociones erigiéndonos como espejo de sus experiencias para ayudarles a tomar conciencia de sí mismas.

-Trabajar con ambientes preparados: Un ambiente que satisface sus necesidades y suscita su interés, un espacio físico y humano que les proporciona seguridad tanto física (ausente de peligros) como emocional (con límites firmes y respetuosos), un ambiente amable y relajado.

-Identificar los intereses de los niños y proporcionar herramientas: el acompañante, a través de la observación, reconoce cuáles son las motivaciones de cada individuo y le pone a su alcance las herramientas y los materiales necesarios para que las pueda desarrollar, esto es, para que ande su camino.

-Velar por las normas: Los acompañantes preservan el respeto a los límites establecidos en el espacio.

-Autoevaluar: las valoraciones no las hace alguien externo, trabajamos con el mirarse a sí mismo y, con ayuda de los demás, evaluar su marcha.

-Respetar sus emociones y ayudar a canalizarlas: sin menospreciar o quitar valor a sus emociones, a cómo han vivido un suceso. Les acompañamos cuando lo necesiten y si hace falta buscamos vías para canalizar las emociones que no fluyan. El acompañamiento emocional de los niños y niñas es igual de importante (o más) que el acompañamiento en el aprendizaje material o de contenidos.

-Resolver los conflictos con herramientas basadas en la comunicación no violenta, como “el Círculo Mágico”, que permiten la escucha y posibilita el diálogo de todas las partes.

-Observar: esta es una de nuestras más valiosas herramientas para acompañar los procesos de nuestras niñas. Observamos todo lo que podemos desde nuestro papel de acompañante con el objetivo de acomodarnos a las necesidades de cada uno.

-Apreciar: no enjuiciamos ni los resultados, ni las emociones. No hay cosas mejor que otras. Como mucho, hay cosas que sólo se pueden hacer de una manera.

-Organizar: grupos heterogéneos y agrupamiento de edades. Los niños tienen acceso a modelos muy distintos dentro del grupo, unos aprenden de otros por imitación y también a través del trabajo cooperativo.

-Dotar: de espacios de reflexión y de formación de adultos en lo colectivo y pedagógico: para poder llevar a cabo el trabajo que nos corresponde a las familias y acompañantes, intentamos crear espacios de discusión, de formación, de convivencia, en definitiva, de crecimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR